“A place to bury strangers” en la Sala Concha Velasco

SALA CONCHA VELASCO
LAVA | LABORATORIO DE LAS ARTES



DOMINGO 23 – 20.30 h.

ROBERTO OLIVAN & ENCLAVE ARTS DEL MOVIMENT presentan
“A place to bury strangers”
Danza
Duración: 60’



Programa PLATEA – Programa estatal de circulación de espectáculos de artes escénicas
en espacios de las entidades locales

Director artístico y coreográfico:
Roberto Oliván
Creación y representación:
Spela Vodeb, Sol Vázquez, Magí Serra, Matias Marré y Roberto Olivan
Música:
Laurent Delforge

Los pasajes del espectáculo tienen que ver con momentos cruciales de la vida y que muy posiblemente cualquier otra persona puede reconocer en su propia experiencia. Momentos inevitables de la vida que nos hace pasar por un ejercicio de introspección necesario, dando valor a la consciencia de que vivir el presente es importante pero tener deseos y sueños de futuro lo es todavía más.
Por un lado, la historia que se narra es un viaje alucinante no sólo a los temores, angustias e inseguridades, sino también a las esperanzas, a los sueños utópicos y a la búsqueda de la liberación espiritual a la que se ve confrontado el hombre contemporáneo. Pero por otro lado, los diferentes puntos de vista nos ofrecen diversas dimensiones de unos personajes que intentan vivir al margen de las convenciones sociales. Se trata de una obra que descubre una manera dura de afrontar la sociedad, las relaciones sentimentales, la muerte parcial del ser, pero sobre todo la obra trata sobre encontrar el lugar al cual se pertenece; allí donde encontramos el hogar sin casa, donde nos sentimos ricos sin tener dinero, donde nos sentimos conectados con todo y todos y donde el alineamiento de nuestro ser con lo que esencialmente somos nos dirige hacia esta felicidad que estamos buscando constantemente.



"Brillante, fluido y enriquecedor. Una pieza que marca el regreso de este versátil coreógrafo a sus raíces tras años de trabajo en Bruselas y en otros escenarios internacionales. El espectáculo clava al espectador en su butaca, incapaz de parpadear ante el baile energético que desprende el grupo capitaneada por Olivan.
Los amantes de la danza no pueden perderse un espectáculo que acredita que no hay crisis creadora entre los coreógrafos actuales. El éxito de la obra reside en su fecundo vocabulario coreográfico, repleto de ricas frases que enlazan circo y danza contemporánea en una simbiosis perfecta que destila modernidad y emoción. Dos elementos que convierten el lenguaje de Olivan en un gesto vivaz y expresivo, construido a través de un movimiento que combina el trabajo de tierra (los bailarines son en ocasiones sagaces animales) con un trabajo más veloz; así, tierra y aire se entrelazan edificando un trabajo de máxima belleza.
Los cinco intérpretes de la pieza realizan una impecable labor. Sus cuerpos están esculpidos por la disciplina de una buena técnica y la sabiduría de una marcada personalidad escénica. La rítmica música de Laurente Delforge es un gran compañero de viaje".

Carmen del Val – El País

Entradas populares de este blog

Programación diciembre en la Casa Zorrilla

El FICA selecciona 18 cortometrajes nacionales en sus secciones oficiales a concurso

María Adánez y Roberto Enríquez presentan “El pequeño poni” en el Teatro Zorrilla de Valladolid