Recital de Alan Pipo en la Casa de Zorrilla: “En recuerdo de mi amiga Flika. De animales y versos”

El viernes, 17 de enero de 2013, en la Sala Narciso Alonso Cortés de la Casa de Zorrilla, a las 20.00 horas, tendrá lugar el recital de poesía de Alan Pipo. Lleva por título “EN RECUERDO DE MI AMIGA FLIKA. De animales y versos”. Poemas que harán constantemente referencia a una perrita llamada Flika, donde la ternura da paso a la reflexión y a la poesía.


ALAN PIPO.
Alan Pipo para los amigos, José Martín Rodríguez para el Registro Civil. Tras todos los velos que ocultan su cuerpo para mostrar al mundo las reivindicaciones de los demás, tras todos los disfraces con que se transforma cada día en hombre-anuncio de la pobreza de los otros, tras todos los eufemismos con que los vallisoletanos le vemos cada día como hombre de la construcción, como hombre al que la hipoteca que ha dejado en la calle a tantas familias, como hombre que exhibe y enumera las precariedades que otros no se atreven a contar, como persona con conciencia social, como propagador de la dignidad del género humano, o como manifestante del 11-M, tras todas esas caretas, lo que se esconde es básicamente un hombre bueno.

Alan Pipo nació en Palencia, el 3 de marzo de 1944, de padres castellanos y españoles, eso es lo que él apostilla. Dice su currículo que tiene estudios varios y oficios idem. Tanto en el arte en general, el baile o el arte floral, seguramente Alan Pipo puso también su sensibilidad.
Nació en Palencia, ciudad en la que ya no cumplió su primer año, lo haría en Baquerín de Campos. De 10 a 13 años vivió al lado del Pisuerga, con su abuela, en Herrera de Pisuerga. En plena adolescencia se trasladó con sus padres a Valladolid, donde después de todos los estudios y actividades profesionales, dice que se considera polifacético.

Suele decir que su pensamiento es “el de la calle del medio”, que acepta a los hombres como son, cada cual con su ideología. Se considera un hombre libre, y libertad es lo que pide para todos, sin dejar de acatar los deberes que esto conlleva.

Aquí, en Valladolid, vive Alan Pipo el día a día, saliendo a la calle, mezclándose con la gente, haciendo poesía de cualquier cosa o situación, o bien sobre cualquier persona o acontecimiento, intentando dignificar cada momento.

Alan Pipo ha llevado a cabo recitales en varios lugares, en la Casa de Zorrilla, hace algún tiempo. Participa activamente en “La cápsula del tiempo”, que es enterramiento de versos  que tiene lugar en el jardín de la Casa de Zorrilla como despedida a la primavera.

Yo, si tuviera que definir a este hombre, además de poner de manifiesto su bonhomía, honradez y sencillez, y la dignidad de su proceder ante la vida, diría de él que es “el poeta de la dignidad cotidiana”.

Entradas populares de este blog

María Adánez y Roberto Enríquez presentan “El pequeño poni” en el Teatro Zorrilla de Valladolid

Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes. Programación Octubre 2017

Espectáculos en la Casa de las Artes este fin de semana